XIX Tertulia
Introduce aquí el subtítular

Las lágrimas de Júlio Cesar


Como nos tiene acostumbrados nuestro amigo y gran novelista Jesús Maeso de la Torre nos deleito con su nueva novela inspirada en un momento histórico en el que Cádiz acogió a Julio Cesar como cuestor de Roma.

Aparecen, como es habitual en sus novelas, personajes femeninos con gran personalidad e importancia. Contrariamente a lo que se puede intuir por el titulo este libro no trata de Julio Cesar sino de Arsinoe, profetisa gaditana.

Las lágrimas de Julio César es una palpitante novela que recrea la intensa relación de Julio César con Hispania, tomando como punto de partida su llegada a la península Ibérica en el año 68 a. C. 

"Cónsul, dictador, eficaz estratega e ilustrado gobernante, César alentó sus sueños políticos en la ciudad aliada de Gades, desde la cual se reconstruye la historia del estadista, su destino, sus fantasías, sus victorias, obsesiones y afectos. En Las lágrimas de Julio César se recorre el mundo conocido, de Roma a Britania, de la Galia a Egipto y de Grecia a Tapsos, en el norte de África, evocando el fascinante ambiente de las más florecientes ciudades del Mediterráneo. Con un estilo narrativo ágil y un contenido histórico riguroso, Jesús Maeso de la Torre deleita al lector con la vida del líder militar y político y de la profetisa Arsinoe, que lo acompañará a Roma y resolverá, en un final de vértigo, el misterioso asesinato de su madre, la gran sacerdotisa del templo de Anteo, en Tingis.

Un sugerente elenco de personajes ficticios y reales, como Pompeyo, Catón, Craso, Marco Antonio, Lépido, Bruto, Octavio, Bogud de Mauritania, Cleopatra, la exótica reina africana Eunoë, la amada hija de César, Julia, Calpurnia, su esposa, y Servilia, su amante, además de intrigantes senadores de la decadente República, articulan un apasionante relato sobre el ascenso, vida y asesinato de uno de los más controvertidos personajes de la Historia."

Juan Antonio Revuelta, abogado, amigo y romanista, hizo gala de un profundo conocimiento del mundo romano y, según palabras del propio escritor, le fue de inestimable ayuda en el desarrollo de la novela.

Todo un lujo de presentación.

Muchas gracias,