XXII Tertulia
Introduce aquí el subtítular

D. Sebastián Martínez y la burguesía del S. XVIII

Dª Gema González Ferrera, nos ha ofrecido una tertulia excepcional, no solo por el personaje y la historia en que se desenvuelve, sino también porque ha sido un alarde de conocimientos y extraordinaria capacidad de comunicación.

Gema, doctora en ciencias políticas y sociología, catedrática de estudios universitarios de la UCA, coordinadora de programas de doctorado, autora de libros y múltiples artículos sobre demografía, desarrollo local, consumo , cultura de empresas, usos, hábitos y demandas culturales de jóvenes, mercado de trabajo y globalización, genero, e inmigración.

No obstante de tantos y variados temas en los que desarrolla su actividad universitaria, eligió un tema que le exigió una gran labor de investigación, porque no es historiadora, en el sentido que se da a este término, pero que después de escuchar su exposición, no cabe duda que maneja la historia de una forma rigurosa, amena y bien documentada.

La burguesía del siglo XVIII, tema que reviste gran interés porque es una etapa de la historia de España de esplendor, no solo económico, sino también cultural y social. Una nueva clase social, venía a sustituir a las clases dominantes del antiguo régimen.

D. Sebastián Martínez, riojano, afincado en Cádiz, es un hombre, hecho a sí mismo, de origen humilde que alcanzará las más altas cotas de prestigio social por su dedicación a los negocios, por ser mecenas y un gran coleccionista, no solo de pintura, escultura, sino también de arte menor, como grabados, estampas, objetos, etc. Todo esto hacía que las numerosas casas que tenía en Cádiz resaltaran por su exquisitez y buen gusto.

Amigo personal de Goya, cuando el pintor, camino de Cádiz, enfermó en Sevilla, fue trasladado a la casa de su amigo para su recuperación. Según estudiosos del pintor, es a partir de esta enfermedad que pierde el oído, cuando cambia su concepción de la pintura y aparecen sus pinturas negras.

Lo cierto es que Goya lo debía tener en gran estima porque uno de los mejores cuadros del pintor es el retrato de Sebastián Martínez. Goya refleja en este cuadro a un hombre de semblante bondadoso, ropajes ricos aunque austeros, como debía corresponder a un hombre de grandes medios económicos y prestigio social y sin embargo, sentado en una silla de enea, objeto sencillo, como humilde era de origen.

Así, finalizando el siglo XVIII y comienzos del XIX, D. Sebastián Martínez vive en la ciudad de Cádiz, que pasaría a denominarse, emporio del orbe, por su relevancia económica, cultural y social. Es aquí donde la burguesía alcanza su punto culminante, con la llegada de la casa de la contratación y el Consulado de Indias desde Sevilla, alcanzando una importancia extraordinaria en la economía del país. Esa importancia ya la tenía de hecho, pero que con estos acontecimientos, será de derecho.